Home / Las Fotos de Emilio / ‘Las Fotos de Emilio’

‘Las Fotos de Emilio’

Seguimos en la tarea de compartir con nuestros lectores estas postales de una Tinogasta pasada y con tramos de su Historia lugareña y cotidiana. Publicación N° 94.

En el mes de la Primavera continuamos descubriendo esta colección de momentos para guardar en nuestro propio álbum.

Son éstas las fotografías recopiladas por nuestro amigo ‘Emilio’, nos metemos en situaciones que algunos de nuestros lectores lo pudieron haber vivido, y otros, nuestros adolescentes, conociendo esta parte del ayer con imágenes muy particulares que nos despiertan curiosidad.

Grandes recuerdos llenos de nostalgias en un recorrido fotográfico verdaderamente de Colección. Continuamos un año más con ellas, donde la gentiliza del estimado Profesor y Escritor Carlos Emilio Garnica, nos ha permitido renovar su autorización para compartir gustosamente con ustedes nuestros lectores de ‘El Diaguita’ .

Agradecidos una vez más contigo Emilio por este gran y valioso aporte. Así de simple y sencillo. Así de “tan tinogasteño”.

LAS FOTOS DE EMILIO

«Los Morteros»

A mediados de año 1535 parte desde Cuzco (Perú) el adelantado Diego de Almagro, se introduce en los actuales territorios de Bolivia, Jujuy, Salta e ingresa a Catamarca por Santa María luego Belén, por el despeñadero de «Zapata» llega al Valle de Tinogasta, río arriba por el Abaucán alcanza Fiambalá, desde este lugar se traslada hacia Chile, se piensa que lo hace a través del Paso de San Francisco. Los naturales de esa época ya conocían algunas técnicas para cultivar el terreno, desde entonces los originarios por influencia del Inca no solamente eran duchos cazadores sino también sabían de las labranzas de la tierra. La alimentación era en base de porotos, zapallos, angólas, papas y sobre todo el maíz. Los nativos tenían dos elementos domésticos fundamentales, el mortero y las vasijas, el mortero estaba creado en piedra en su centro tenía una cavidad donde se depositaba lo que se quería moler, el proceso de machacar se hacía con otra piedra de mayor dureza que el mortero, este utensilio se llamaba mano, de esta manera se obtenía la harina de maíz, chancuar vegetales para obtener tinturas, tiempo más tarde se comenzaron a construir morteros en troncos de algarrobos.

Apretada síntesis del tema «Bateas y Morteros» del libro Antiguas Tecnologías en Tinogasta, autor Prof. Carlos Emilio Garnica, editorial Capacñan (Chumbicha), año 2009.

La Juventud de los ’70

Recuerdos de una Juventud que gozo de una Tinogasta pura. En esta imagen se encuentran: (De pie, de izquierda a derecha) ‘Pepino’ Barbieri, ‘Pipo’ Laluf, Dardo Quintero, Carlos Emilio Garnica, Ricardo Codigoni y Luis Barbieri. (Sentadas de izquierda a derecha) Nancy Reinoso, Mirian Reinoso, Eli Quintero y Viviana Barbieri. Fue en el año 1974.

Un gran portero y ‘Racinguista’ de Alma

Este gran hombre y vecino es don Lorenzo Villalva, personal de Servicios Generales del Departamento de Aplicación, dependiente de la Escuela Normal ‘Libertador General don José de San Martín’. Le decían con cariño ‘don Locho’, una gran persona, honesto y laborioso. En una de sus pasiones lo identificaba con el club de sus ‘amores’, el Centro Social y Deportivo Racing. Foto del año 1.974.

Compartir

Puede leer

El personal del SEySAM recibió la dosis de la vacuna Sputnik V

Los agentes sanitarios asistieron al Hospital Carlos Malbrán de la Capital, para cumplir con el …