Causa Pachao: “Deben responder mínimamente por el delito de torturas seguidas de muerte”

La querellante Natalia Páez Vaca consideró que las actuales imputaciones son muy leves.

Este viernes se llevó a cabo la quinta audiencia en el marco del juicio en el que seis policías responden por la muerte de Diego Pachao en marzo de 2012.

En esta ocasión, se destacaron las declaraciones del médico del SAME que trasladó al joven inconsciente hasta el Hospital San Juan Bautista y lo vio con restos de vómito que, estimó, tenían entre 4 y 5 horas sobre su cuerpo. También hizo lo propio la jefa de Terapia Intensiva del hospital, quien dijo que la muerte no pudo haber sido causada por una herida de vieja data que el joven tenía en su cabeza.

Tras esto, la abogada querellante que representa a la madre del joven fallecido, Natalia Páez Vaca, manifestó a El Esquiú.com: “Consideramos en base a los testimonios que se vienen vertiendo en el debate, que la calificación tiene que cambiar, mínimamente estos delitos se configuran en torturas, abandono de persona, privación ilegítima de la libertad y tratos crueles, seguidas de muerte, mientras que ahora responden por vejaciones e incumplimiento de deberes de funcionario público. Ahora resta determinar qué grado de responsabilidad tuvo cada uno de los policías involucrados”.

A su vez, la letrada indicó que “lo dejaron morir bajo condiciones tremendas”. “Ni Naim Vera fue tan cruel con su víctima, porque ellos sabían cómo hacerlo y estuvieron 10 años impunes, cobrando sueldos del Estado y supuestamente cuidándonos, dándonos seguridad”.

Los Testigos

Por un lado, el médico Ariel Toloza, quien retiró al joven en la ambulancia hasta el nosocomio,  manifestó que llegó a la Comisaría Séptima y vio a Diego tirado en el piso e inconsciente, con vómito que tenía en su cuerpo desde hace 4 o 5 horas, 41 grados de fiebre y pupilas dilatadas, todas estas manifestaciones del trauma cerebral.

Asimismo, dio su testimonio un facultativo de Sanidad Policial, quien estaba presente cuando el joven llegó a hacer la revisión médica y relató que al arribar allí, Diego estaba en buen estado y aunque tenía aliento alcohólico, no presentaba intoxicación por estas causas e incluso hicieron bromas porque vestía una camiseta de Boca.

Carina Tolosa, jefa del Servicio de Terapia Intensiva del Hospital, también prestó su testimonio, momento en que recordó en qué condiciones llegó el joven, quien primero fue alojado en Coronarias y después trasladado a Terapia Intensiva. La facultativa fue contundente en indicar que Diego llegó con muerte cerebral, ya que así lo puso de manifiesto la tomografía que se le realizó.
La profesional destacó que el joven presentaba un hematoma subdural en el lado izquierdo y  hemorragia en el tronco cerebral, que podían ser de origen traumático y por golpes; la del tronco, de acuerdo a su desarrollo, es incompatible con la vida.  A su vez, descartó que sea consecuencia de una herida en la cabeza (tal y como trató oportunamente de instalar la defensa), ya que esa herida era superficial y no tenía que ver con el edema, puesto que el jovencito hubiera dado síntomas neurológicos graves de 24 a 48 horas después de ser lesionado, lo que había ocurrido una semana antes de los hechos (cuando sufrió un robo). La doctora manifestó que no hubiera tenido una vida normal por siete días si ese hubiera sido el caso.

El joven no tenía marcas, lo que dificultó la tarea médica, y también se determinó que la causa de su lesión no había sido ingesta de cocaína o gérmenes.

Tras las declaraciones de estos profesionales, los jueces Silvio Martoccia, Rodrigo Morabito y Fabricio Gershani decidieron pasar a un cuarto intermedio hasta el martes a las 8.30 de la mañana, cuando se espera la declaración de un neurólogo que atendió a Diego y otros testigos más.

compartir

Puede leer

Fondos de la Provincia hacia los municipios acumula $3.500 millones de “aportes extras”

El gobernador Raúl Jalil junto a la ministra de Economía, Alejandra Nazareno, y el ministro …